Los 4 modos de recarga para coches eléctricos

Modos de recarga para coches eléctricos

Los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables requieren una fuente energética externa para cargar sus baterías. El tiempo necesario para una carga completa puede oscilar entre 30 minutos y medio día, dependiendo de la capacidad y velocidad de la batería. Por ejemplo, para un coche eléctrico estándar con una batería de 60 kWh, se requerirán aproximadamente ocho horas para cargar completamente desde cero, utilizando un punto de carga de 7 kW.

En varias ocasiones hemos hablado en este blog sobre los tipos de cargadores que existen en el mercado y su funcionamiento. En este artículo hablaremos de los modos de carga para coches eléctricos e híbridos, cada uno con características y usos específicos.

¿Cómo se cargan los coches eléctricos e híbridos?

Los vehículos eléctricos se pueden recargar tanto en el hogar como en estaciones de carga públicas. El tiempo necesario para la recarga varía en función de la capacidad de la batería y el tipo de punto de carga utilizado.

El primer modo es la recarga tipo 2, conocida como lenta, realizada a menos de 16 Amperios, hasta 3,6 kW. Luego está la recarga tipo 3, recomendada para la mayoría de los vehículos eléctricos e híbridos, considerada semi-rápida y que utiliza entre 16 y 32 Amperios (hasta 22 kW). Por último, el modo 4, también conocido como carga rápida, es utilizado en puntos de recarga en poste, con una potencia a partir de 44 kW.

Modo de carga 1: Carga Schuko

Este tipo de recarga implica utilizar una toma no exclusiva para este propósito. En otras palabras, se refiere a cargar el vehículo en un enchufe doméstico convencional, como el que utilizamos para electrodomésticos como la lavadora.

Este sistema es el más simple de los modos de carga para coches eléctricos, ya que solo implica conectar un cable desde nuestro enchufe tipo «Schuko» de 230 V al vehículo. Generalmente, este método se utiliza para cargar vehículos más pequeños, como motocicletas eléctricas, bicicletas eléctricas o patinetes. Sin embargo, esta toma no incluye medidas de seguridad y no se recomienda para vehículos o motos de mayor potencia.

Modo de carga 2: Carga lenta 

La carga lenta, diseñada para recargar en entornos domésticos como garajes, opera con voltaje monofásico de 230V y una potencia máxima de 3,7 kW. En este proceso, el vehículo eléctrico o híbrido se conecta a la red eléctrica mediante el correspondiente conector/adaptador para garantizar la seguridad durante la recarga. 

El modo de carga 2 implica que el usuario instale una caja con un enchufe tipo Schuko, preferiblemente dedicado a la carga del vehículo eléctrico en cuestión. Esta caja debe contar con los sistemas de protección adecuados.

Este método de recarga es adecuado para ciertos tipos de coches híbridos enchufables y para vehículos eléctricos más pequeños como los cuadriciclos. 

Modo de carga 3: Carga semi- rápida

Este modo de recarga es el que la legislación española prevé como obligatorio para los puntos de recarga de uso público (ITC-BT 52). Utiliza un dispositivo llamado wallbox que incorpora varios sistemas de protección para la seguridad de la instalación eléctrica y del coche. 

La conexión del vehículo eléctrico a la red de corriente alterna se realiza mediante un equipo dedicado exclusivamente a la recarga. El Modo 3 es especialmente útil para uso doméstico, especialmente si tenemos un híbrido enchufable con una autonomía considerable o un coche 100% eléctrico. Este modo de recarga permite tanto una recarga monofásica como trifásica. En otras palabras, si nuestro vehículo lo permite, podemos recargarlo hasta 32 amperios (a más de 7.2 kWh y 400 V).

Para utilizar este modo de carga, necesitaremos un conector específico, que puede ser de Tipo 1 (SAE J1772) o Tipo 2 (IEC 62196-2), dependiendo de las características de nuestro vehículo. El Modo 3 está ganando popularidad gradualmente, desplazando al Modo 2. Esto se debe a que es más seguro, confiable y rápido.

Modo de carga 4: Carga rápida

El Modo 4 de recarga se lleva a cabo en estaciones fuera de nuestra vivienda y permite recargar al menos un 70% de la batería en menos de 30 minutos. El conector estándar más común en este tipo de recarga es el CHAdeMO. 

El Modo 4 se considera como tal a partir de 50 kWh. Es importante distinguir entre la recarga ‘super rápida’ y ‘ultra rápida’. La última no es recomendable para la carga diaria, ya que puede dañar la batería con un uso habitual.

La recarga en el Modo 4 se realiza en corriente continua, a diferencia de los modos anteriores que utilizan corriente alterna. Está pensada especialmente para estaciones de uso público en exteriores, como electrolineras, donde podemos recargar el vehículo durante viajes largos o situaciones en las que dispongamos de poco tiempo. No se recomienda para instalaciones en garajes particulares principalmente por su elevado coste.

Puntos de carga más comunes

1. En casa

Un 64% de los conductores carga su coche eléctrico en casa, un dato que no sorprende si consideramos que la carga en el hogar permite despertarse con un vehículo completamente cargado todos los días.  

2. En el trabajo

34% de los conductores de vehículos eléctricos ya cargan regularmente su coche en el trabajo y muchos más han declarado que les encantaría poder hacerlo. Cada vez más lugares de trabajo instalan estaciones de carga de vehículos eléctricos para sus empleados y clientes.

3. Estaciones de carga públicas

Cada día, surgen más estaciones de carga públicas a medida que las ciudades y los gobiernos locales están invirtiendo en infraestructura de carga. A día de hoy, el 31% de los conductores de vehículos eléctricos ya los utiliza, y hay una proporción de 7,5 coches eléctricos por punto de recarga público. El objetivo es que a medida que aumentan las ventas de vehículos eléctricos, también lo haga la cantidad de estaciones de carga públicas disponibles en España.

4. Carga en gasolineras

Cargar en casa o en la oficina es lo ideal, pero qué pasa si estás de viaje y buscas una carga rápida? Muchos minoristas de combustible y estaciones de servicio están comenzando a ofrecer servicios de carga rápida. El 29% de los conductores de vehículos eléctricos ya cargan allí su coche con regularidad. 

5. Locales comerciales u hoteles con cargadores de VE

El 26% de los conductores de vehículos eléctricos cargan su coche en los supermercados, mientras el 22% prefiere los centros comerciales.

Cada vez más puntos de venta descubren la creciente necesidad de este servicio y están instalando estaciones de carga para satisfacer la demanda y adquirir nuevos clientes.

Si estás pensando hacer la transición al modelo eléctrico, o si ya eres usuario y necesitas ayuda con la instalación de tu punto de carga, ¡escríbenos para ayudarte!

Emotion 2024. All Rights Reserved.